Estudios científicos sobre el Te Rojo y la MTC

By | febrero 11, 2017

En el siglo XXI todavía existen personas que se resisten a confiar en las excelencias de la Medicina Tradicional China y otros tipos de medicinas orientales, por eso en este artículo demostraremos con pruebas contundentes por qué se le debe dar una oportunidad a este tipo de medicina. A continuación explicamos los estudios científicos sobre el te rojo que se realizaron:

Para realizar este experimento se plantearon estudios científicos en torno al Té Rojo – Pu Erh en sitios que nada tienen que ver entre sí. Por un lado el Instituto de Medicina de Kunming (Universidad de Yunnan), por otro el Instituto Farmacológico (Hong Kong) y por último el Hospital St. Antoine (Paris).

estudios cientificos sobre el te rojo

Estas entidades y organismos verificaron las propiedades del Té Rojo – Pu Erh de forma científica llegando a los siguientes resultados:

Universidad de Yunan personas evaluadas:

  • Con sobrepeso: llegaron a perder hasta 9 kg.
  • Sobrepeso moderado: perdieron alrededor de 6 kg.
  • Con un ligero sobrepeso: perdieron entre  2,5 y 3 kg.

Según esta Universidad, si uno ingiere 3 – 4 tazas al día durante un mes, se reducen los niveles de triglicéridos y ácido úrico.

Instituto Farmacológico de Hong Kong:

Al beber Te Rojo disminuyen los niveles de colesterol malo en sangre favoreciendo en mejor medida al  colesterol bueno.

Hospital St. Antoine de Paris:


Estos son los resultados de los estudios científicos sobre el te rojo:

El 88% perdió entre 3 y 10 kg. en cuatro semanas, manteniendo una alimentación normal, sin dietas complementarias ni ejercicio físico, y simplemente tomando entre 3 y 4 tazas de Té Rojo – Pu Erh al día. Desde la medicina occidental se puede decir que esta pérdida de peso se debe a su característica de “eliminador” de grasas, debido a que es un acelerador de la función hepática. Sin embargo, la medicina oriental atribuye estos resultados a razones energéticas.

Si te interesa saber más sobre la medicina tradicional China y la medicina Occidental te invito a leer este artículo